jueves, 24 de noviembre de 2016

Armonización energética para equilibrar nuestro organismo


La armonización energética tiene como objetivo primordial, en limpiar, reactivar, armonizar nuestro sistema energético, subir nuestra frecuencia vibracional y equilibrar nuestro estado mental, emocional y físico. Cuando uno se va dejando llevar por los impulsos de la vida y no hace caso a su cuerpo, no es consciente de los procesos energéticos que se dan en los planos sútiles, pues todo se conforma en la anti-materia antes de realizarse en lo físico, dándose así problemas de salud, estrés, depresión por emociones reprimidas y/o aparcadas, pensamientos de preocupación, pensamientos rondando el pasado o el futuro, sin estar aquí y ahora presentes de nuestro ser.

Es por eso que se da el inconveniente de que esperamos a que se transforme en una patología física para pararnos por un momento y podernos plantear, el porqué de su dolencias. Una vía de escape es recurrir a la medicina convencional, que como bien sabemos, ésta se preocupa más por tener numerosas ventas de medicamentos, que de restablecer la armonía y la curación total de las personas, añadiéndole los numerosos efectos secundarios que ello conlleva, enmascarando la enfermedad y no resolviendo la raíz del problema.

Con la técnica de armonización energética se recurre a una sanación, armonización y limpieza del aura, desbloqueando el colapso y el estancamiento de la energía vital de la persona, volviéndole así a conectar con sus cuerpos energéticos (cuerpo físico, cuerpo vital, cuerpo emocional, cuerpo mental y cuerpo espiritual) y lo más importante de esta terapia es que la persona se haga consciente de cuál fue la causa que le ha llevado a esa enfermedad para así cambiar sus patrones y que no vuelva a aparecer.

La persona interesada en su proceso de sanación acudirá a la consulta con algún diagnóstico o bien por que su estado no es lo más óptimo para vivir, por el estrés, la apatía, la depresión, dolores musculares, enfermedades crónicas, emociones reprimidas, etc. O bien la persona está interesada en conectar con su ser, limpiar esos bloqueos que le impidan su crecimiento personal y así encontrarse con ella misma y prevenir enfermedades futuras.

En la consulta se rellenará un cuestionario con sus datos, y un registro de lo que quiere sanar. La persona interesada leerá y firmará este cuestionario, pues su firma autorizará al terapeuta a ocuparse de la persona pues sin su autorización el terapeuta no puede actuar. Esta información está sujeta al secreto profesional. Con ella el terapeuta aportará al cliente, en alguna de las sesiones un informe, con las posibles causas de su malestar, para que sea consciente de la causa que generó su estado, y haga los cambios oportunos en su vida cotidiana que le ayuden a mejorar.

La sesión comienza con una prueba que se realiza de pie, esto dará una información más amplia al terapeuta sobre su estado actual de conexión. A continuación el cliente se tumba en la camilla, sin calzados, cierra los ojos, se relaja, para empezar la sesión. El terapeuta canaliza la energía a través de sus manos, él es el puente de conexión entre la energía universal y la persona que está en la camilla, posiblemente el terapeuta no toque al cliente. En algunas ocasiones las jerarquías y guías actúan a través del terapeuta y éste es guiado para hacer la sanación.

En esta intervención la persona puede escuchar mantras, así como afirmaciones o peticiones de estas jerarquías hablando en su idioma original, distinto al nuestro, pues a través del sonido de estas afirmaciones traerá consigo el equilibrado de su estado vibracional, limpieza de sus cuerpos sutiles (aura) y chakras.

Hay personas que perciben más que otras, hay quienes no notan casi nada pero el trabajo actúa igualmente y hay personas muy sensibles, muy receptivas a las energías y nota la energía a través de su cuerpo. Estos son algunos detalles de lo que pacientes percibieron durante una terapia de Armonización Energética:


  • Mucha relajación
  • He notado calor y pinchazos dónde tengo la contractura, es como si me desbloquease, ya se me ha quitado el dolor.
  • Escalofríos.
  • Calor en la cara.
  • Aire frío.
  • He visto muchos colores, rojo, naranja, amarillo, verde, azul, violeta, blanco… (Los chacras), con forma de vórtices, como si se fuesen estos colores por un desagüe.
  • Me he quedado dormida.
  • Mucha energía, ha vibrado todo mi cuerpo.
  • He visto a un hombre joven sentado en un caballo color marfil.
  • He visto a mi abuela y padre que están fallecidos, me ha alegrado verlos.
  • He visto una zona dónde sólo existía el color blanco y negro, luego en ese escenario vi a un hombre, como te estoy viendo a ti ahora mismo, me sonreía y cuando le daba los rayos de un sol se convertía todo su cuerpo de muchos colores, los de arco iris, que lindo me transmitió mucha paz.
  • Se me ha levantado los brazos solos.
  • He notado como una bola de energía salía de la rodilla que tengo lesionada.
  • Me he emocionado, pero ya me noto más tranquila y mejor.

A las personas que he tratado con casos de insomnio, retención de líquidos, depresión, estrés, contracturas, personas en tratamiento con quimioterapia, problemas emocionales, timidez, estreñimiento , etc. A muchas de ellas se le han resuelto el problema totalmente con esta terapia y otras han mejorado bastante, así como en su calidad de vida.
Compartir en:

Copyright © Densho